‘Toda una vida juntos, toda una vida por delante’

Quién no ha regalado nunca flores? o ¿a quién no le han regalado flores? Este detalle o presente, como queramos llamarlo, existe en nuestras vidas más años de los que podamos imaginar. Regalar flores o plantas, en muchas ocasiones simboliza amistad, amor, o cariño…

La floristería va más allá de ser un mero negocio, es una pasión y una labor de entrega, que requiere cuidado, detalle y empatía. Díaz Floristas es un nombre que todos conocemos en Puertollano, incluso, me atrevería a decir, que para muchos es una de las floristerías preferidas de la zona, ya no solo por sus trabajos y productos excelentes, sino por la calidad y la cercanía de sus trabajadores.

Por ello, Ayer&hoy ha querido rendir un homenaje a esta familia que lleva repartiendo alegría en nuestra localidad desde 1969, nada más y nada menos que 51 años.

Izq.: Antonio Díaz hijo en la Escuela de Arte Floral en 1988. Centro: Esperanza Gallego en la Escuela de Arte Floral en 1983. Dcha.: Antonio Díaz y Miriam Díaz, segunda y tercera generación trabajando mano a mano. 

Hablando con Antonio Díaz, actual encargado del negocio familiar y segunda generación al frente de la floristería, nos cuenta que fueron sus padres Antonio Díaz y Esperanza Gallego quienes en el año 1969 revolucionaron el “pueblo” con un negocio pionero, una pajarería-floristería. Antonio se encargaba de la parte de los animales y Esperanza de las flores; esta primera tienda se podía encontrar en la calle José Hernández Nova nº3.

Entre risas, Antonio hijo recuerda su infancia rodeado de animales, desde los más cotidianos como podían ser peces, hasta ponys y monos, estos últimos con cierta tendencia a escapar. Aunque el negocio fue pionero, la pajarería era muy exigente por ello la familia se decantó por las flores.

Esperanza entonces empezó a realizar cursos en la escuela de arte floral, llegando a ser la cuarta en las listas de dicha escuela, por su impecable e ingenioso trabajo; continuaron también el aprendizaje Antonio e hijos.

Izq.: Interior de la tienda actual. Dcha.: Alfombra de sal y pétalos para la procesión del Corpus Christi en 2016, calle Aduana.

Cerca de los años 70, Díaz Floristas se convierte en la primera floristería de Puertollano en trabajar con Interflora, una marca comercial que representa una red de floristerías internacionales, dedicada al servicio de envío de flores a domicilio, el objetivo consiste en que el comprador elija un ramo de una floristería asociada a Interflora, por teléfono o vía online; este servicio ha llevado a Díaz Floristas a trabajar con países como Costa Rica, México o Estados Unidos, entre otros.

Fallece Antonio, y Esperanza y sus cuatro hijos cambian de tienda, aunque no a la definitiva, que podemos encontramos actualmente en la calle Aduana nº20.

La filosofía que Antonio y sus trabajadores defienden es la de transparencia y empatía, que en muchas ocasiones se gana a base de “pérdidas económicas” que no todos están dispuestos a asumir. El trato al cliente y la calidad de los productos son la base de cada uno de sus trabajos, por ello ven su labor más como un servicio público que como un negocio.

Buena fama ganada a pulso.- Este sector ha ido evolucionando y cambiando con los años, Antonio que trabaja junto su hija, tiene la esperanza de que siga con el legado familiar, siempre aportando ideas novedosas y adaptándose a los tiempos que corren; habla ilusionado de una tercera generación en la floristería.

En su cartera de productos y servicios Díaz Floristas comercializa flores que llegan por primera vez a España; trabajan con rosas compradas directamente de Ecuador y algunos de sus mejores proveedores son de Holanda o Colombia, países destacados por la calidad excepcional de sus flores; algo que es posible gracias a la logística que ha cambiado muchísimo desde los inicios de este trabajo.

Izq.: Ramo de novia actual. Dcha.: Escrito de constitución.

La buena fama se la han ganado a pulso, este un negocio sacrificado que implica entrega, no hay descanso, nos cuenta Antonio. Cuando son fechas especiales, periodos de vacaciones o festivos, la floristería trabaja más que nunca, pero esto para él no es un impedimento, porque al final del día pesa más la ilusión y el agradecimiento de un cliente, que el cansancio.

Este reportaje no puede acabar sin mencionar una de las tradiciones que más representan a la familia Díaz, la alfombra artesanal hecha de sal y pétalos que ofrendan a la patrona de Puertollano, la Virgen de Gracia, cada 8 de septiembre desde hace 25 años, un símbolo de devoción y entrega que les caracteriza. La calla Aduana se viste de gala año tras año para recibir a su patrona, de hecho, podríamos decir que Puertollano no concibe este día sin la alfombra y sin la alegría que caracteriza a esta calle.

Invitamos a los lectores a conocer de primera mano Díaz Floristas, sus excelentes productos, la cercanía y el trato inmejorable que ofrecen a cada una de las personas que pasan por su tienda, una tienda en la que puedes pasar horas y horas sin cansarte de admirar cada uno de los trabajos hechos, una tienda que cambia según la estación del año o según la fecha, pero que siempre te envuelve en aromas y belleza.

Texto: Sara Safarnia
Fotos: Ayer&hoy/ Díaz Floristas