El cementerio municipal tendrá un protocolo con el fin de garantizar la seguridad sanitaria de los ciudadanos que acudan al recinto con motivo de la festividad del día de Todos los Santos, el 1 de noviembre.

Durante esos días se congregan miles de personas por lo que se recomienda que se acuda en las jornadas previas al fin de evitar aglomeraciones, indicó el concejal de sanidad y consumo, Jesús Manchón.

El horario de apertura desde el 26 de octubre hasta el domingo 1 de noviembre será de 9 de la mañana hasta las 19 de la tarde de forma ininterrumpida por “lo que pedimos a la ciudadanía que por su seguridad visite a sus seres queridos los días previos evitando las horas punta”, apuntó Manchón.

Aforo limitado a 600 personas

No será necesario pedir cita previa para acudir al cementerio durante días 30, 31 de octubre y 1 de noviembre pero el aforo estará limitado a 600 personas a la vez.

Tres accesos

Los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre aumentarán los accesos al cementerio y permanecerán abiertos tres puntos de acceso. La puerta principal se utilizará únicamente de entrada para evitar el cruce de viandantes, mientras que la puerta situada a la izquierda será de salida y la ubicada a la zona de aparcamiento será de entrada y salida. En cada una de los accesos de entrada habrá un dispensador de gel hidroalcohólico de uso obligatorio.

Desinfección de aseos y distancia de seguridad en tomas de agua

Durante toda la semana se mantendrá un trabajador en la zona de aseos en horario de 9 a 13 y de 15 a 18 horas para garantizar al protocolo de limpieza y desinfección de estos espacios cada vez que son utilizados.

Además, las distintas tomas de agua serán señalizadas para que los usuarios mantengan la distancia de seguridad a la hora de limpiar y adecentar las lápidas y nichos.

Refuerzo de la plantilla

Una de las principales actuaciones será la limpieza de las instalaciones y mantenerlas en las condiciones más idóneas con un refuerzo de quince trabajadores del Plan de Empleo, que se sumarán a la plantilla habitual de cuatro operarios y un encargado, y que además controlarán el acceso al cementerio en el horario de apertura.