El proceso asistencial de los pacientes que han requerido ingreso hospitalario a causa del coronavirus, no termina al alta hospitalaria.

Desde el inicio de la pandemia hasta hoy más de 460 pacientes han sido dados de alta en el Hospital Santa Bárbara y han sido incluidos en el protocolo de seguimiento. Esto ha supuesto alrededor de 3.227 consultas de seguimiento realizadas por los médicos de familia para garantizar la continuidad asistencial.

 

La Gerencia de Atención Integrada de Puertollano, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, cuenta con un dispositivo de seguimiento telefónico para pacientes que han sido dados de alta tras un ingreso a causa del coronavirus, que garantiza la continuidad asistencial de los cuidados.

Así desde el inicio de la pandemia hasta el día de hoy han sido dados de alta más de 460 pacientes en el Hospital Santa Bárbara que han sido incluidos en el protocolo de seguimiento.

Esto ha supuesto alrededor de 3.227 consultas de seguimiento realizadas por los médicos de familia para garantizar la continuidad asistencial, además del seguimiento , a su labor diaria se suman las actuaciones llevadas a cabo de los pacientes que, afectados por la COVID-19, no han precisado atención hospitalaria o si la han precisado ha sido de forma muy puntual y pasan la enfermedad en el entorno familiar y también prestan asistencia sanitaria a todas las demás patología no-COVID que siguen estando presentes en sus consultas.

Diariamente, los médicos de familia de los Centros de Salud del Área de Puertollano, reciben un listado con las altas hospitalarias de los pacientes que han estado ingresados en el Hospital Santa Bárbara afectados por la COVID-19.

A partir de aquí se inicia un protocolo de seguimiento de estos pacientes en el que los médicos de Atención Primaria contactan telefónicamente con los pacientes para una primera evaluación de la situación del paciente y su entorno en cuanto a los consejos que debe seguir de aislamiento y cuidados,  y programar las visitas de seguimiento, en las cuales, a través de unos cuestionarios estandarizados los médicos de familia conocen el estado clínico, la adherencia al tratamiento así como posibles reacciones adversas a la medicación, otros problemas concurrentes, especialmente en pacientes que ha requerido ingreso en UCI, y detectan las posibles complicaciones que puedan precisar una visita presencial por parte del profesional una derivación al hospital o una modificación en el calendario de seguimiento e incluso la detección de nuevos casos entre sus contactos.

Este calendario establece que se realizará el primer contacto telefónico a las 24-48 horas tras el alta. Posteriormente hasta el día 5, seguimiento cada 48 horas; y después cada 72 horas hasta el día 14 o hasta resolución de los síntomas, si persisten después del día 14.

La Atención Primaria está siendo un pilar fundamental en la lucha contra la pandemia por covid-19, la dedicación, entrega y compromiso de todos sus profesionales ha sido su seña de identidad, contribuyendo de manera eficaz por su cercanía a la población a contener la propagación de la infección y a procurar los cuidados y consejos necesarios a los pacientes y familiares para afrontarla